Raúl PAZ, Caballero de la Orden Nacional del Mérito [fr]

Discurso del Embajador Jean Mendelson:
(2/12/13)

"Querido Raúl Paz.

En primer lugar, quisiera agradecerle : usted ha escogido que se celebrará esta manifestación de reconocimiento y de amistad en una fecha excepcional por varios motivos. En efecto, en el calendario revolucionario, el 2 de diciembre es el 11 del mes « Frimaire », y es precisamente el 11 del mes « Frimaire » del Año XIV – es decir, el 2 de diciembre de 1805 – que el ejército de la República francesa, bajo las órdenes del Emperador Napoleón, aplastó a los ejércitos de la coalición contra-revolucionaria y anti-francesa que eran cuatro veces más numerosos. Ya sabía que usted era ciudadano francés, pero ignoraba que fuera tan profundamente republicano-bonapartista….

Sé muy bien lo que el 2 de diciembre representa para usted : el aniversario del desembarque del Granma, por supuesto, pero también una fecha más íntima en lo que concierne su relación con su patria, pero tal vez usted mismo vaya a hablar de este tema. Por otra parte, quiero subrayar que este día es también el aniversario de la Orden Nacional del Mérito, creada hace exactamente cincuenta años por el General De Gaulle, en 1963.

Usted nació hace algunas decadas en la provincia de Pinar del Rio, y creció en San Luis, en medio del mejor tabaco del mundo, con padres de formación científica que querían a toda costa que hiciera estudios «serios ». En aquel pueblo tiene su primer contacto con los ritmos, la improvisación y los sonidos de la cultura musical popular de Cuba, y un habitante de San Luis le regala su primera guitarra : usted no había cumplido los diez años.

Era apenas un adolescente cuando el comandante Raúl Castro fue de visita a su escuela y, aquel día, bajo la mirada aterrada de la dirección del plantel, expresó al ministro de la Defensa de entonces cuánto lamentaba no tener suficientes instrumentos de música a disposición. Pocos días más tarde, la escuela recibía un gran número de estos instrumentos : este fue su primer éxito público.

Esta historia me recuerda una anécdota similar que me fue contada por el pianista argentino Miguel Angel Estrella quien, luego de la visita de Eva Perón, recibió un piano como jamás se había visto en ese pequeño pueblo andino ; esta visita de Evita fue el origen mismo de la doble vocación tanto peronista como artística de este gran combatiente argentino de la democracia y de este gran artista, hoy embajador de su país ante la UNESCO. He aquí una idea para lo que sigue de su carrera…

Sus padres, resignados a verlo abrazar una carrera musical, esperaban que por lo menos se dedicara a la música clásica. Sin embargo, después de un último año escolar transcurrido en La Habana con el fin de impregnarse del ambiente musical y cultural de la capital, usted se presenta al muy selectivo concurso para entrar al Instituto Superior de Arte, ISA, y además, en dos disciplinas : canto y teatro. Tiene tan mala suerte que aprueba en ambas, y tarda varios meses antes de abandonar la actuación, aún si ésta no será jamás una decisión definitiva como lo comprueba el papel protagónico que desempeñó en la película Hello Hemingway, y las películas que rodara luego en Brasil.

Porque usted consiguió una autorización de ausencia debidamente diligentada y se fue para Brasil, y luego a Uruguay. Estando en Uruguay, usted descubre la existencia de las becas de la Schola Cantorum de París, presenta su candidatura y gana una beca : es así cómo llega a Francia en 1993, tratando en vano de disimular su total ignorancia de nuestra lengua francesa que había despreciado cuando el ISA lo había inscrito en la Alianza francesa (« Esto no me servirá para nada », pensó usted en aquella época) y le toca aprenderlo por la fuerza.

Una oportunidad excepcional se estaba presentando en su vida con esta estadía en París ? Quién sabe, porque le habían autorizado salir de Cuba por quedarse algunos meses en América Latina, pero no para estar en Francia por varios años. Usted ignoraba por completo la complejidad burocrática y es con suma inocencia que trató de explicar su situación en el consulado cubano en París quien le dio la respuesta que nos podemos imaginar : « primero tiene que volver a Cuba, y después veremos… ».

Cómo pudo ser tan ingenuo y pensar que podía pasar por alto una regla tan estricta como la que regía entonces las autorizaciones de salida de Cuba ? En todo caso, comienza en París un exilio no deseado, no buscado, y que duraría ochos largos años.

Es en París que usted encuentra su camino : los cafe-conciertos, los pequeños trabajos en lo que fuera, las creaciones artísticas en los restaurantes parisinos, los grupos que montaba con amigos cubanos, la mezcla cultural, su primer concierto en un bar cerca de La Villette… Pero es también el momento en que llega a Europa, por la gracia de Wim Wenders, el tornado de Buena Vista Social Club. Usted no es ni viejo, ni negro, ni representante de la música tradicional y, por lo tanto, tiene que imponer su propio camino, tan diferente. Durante un concierto en las Folies-Pigalle, hace dos encuentros que van a trastornar su vida artística.

Allí conoce a Olivier Lorsac, el famoso productor de La Lambada, quien estaba buscando nuevas sonoridades y ritmos diferentes, y a Ralph Mercado, el gran productor de la música latina en Europa con su casa de discos RMM (Ralph Mercado Musique). Los dos van a asociarse para producir su primer disco en 1998, el cual se grabará. en los estudios de Gloria Estefan en Miami, del que se venderán 100 000 ejemplares y donde usted descubrirá la música cubana del otro lado del estrecho. Pero mientras tanto, usted hace un encuentro todavía más esencial, en la Bastilla (lugar mucho más revolucionario que Pigalle !), con Rachèle. Es en este preciso momento que su vida hubiera podido tomar otra dirección, en que hubiera podido irse a vivir a los Estados Unidos.

Para eso, hubiera tenido que dar garantías políticas a sus padrinos musicales del exilio cubano en Miami, y usted no estaba dispuesto a hacerlo, porque ni usted ni Rachèle concibieron un solo instante la posibilidad de un cambio de existencia y de compromiso de vida. Es más, me han contado por ahí que, en este rechazo, el consejo de Celia Cruz fue muy valioso. Descubre también las dulzuras de la mecánica judicial americana, con este juicio perdido que condujo a RMM a declararse en quiebra en los Estados Unidos.

Sea como sea, frente a su perspectiva de carrera en los Estados Unidos, usted escoge conservar su libertad y volver a Francia. Allí firma con la sociedad Naïve - un sello independiente, que le garantiza libertad total de creación – el álbum Mulata en 2003, con el cual usted alcanza un éxito popular que se hace cada vez más palpable, giras en Francia y en Europa, un nuevo álbum, Revolución, y en 2005, alcanza lo alto de la cartelera de la mítica sala de conciertos, el Olimpia. Mientras todo esto acontece, se restablece el contacto, amistoso, con la embajada de Cuba en París.

Sucede un nuevo trastorno en su vida : de visita por Francia, Abel Prieto, quien era el ministro cubano de la Cultura, descubre en el metro los afiches que llevan cuatro palabras que llaman poderosamente su atención : Raúl Paz, Cuba, Olimpia, Revolución. Aprovecho para subrayar que cuando un ministro cubano se desplaza en París, anda en metro… El pide informaciones al embajador, va a escucharlo al Olimpia y lo visita en su camerino, donde usted le relata sus contactos con la embajada, su estancia en Florida, sus encuentros con Celia Cruz, su decisión de escoger la libertad que significó escoger a Francia y, poco tiempo más tarde, usted se encuentra de nuevo en paz con Cuba, lo cual genera interrogaciones : « Mi música es profundamente cubana, pero cómo será acogida por los cubanos ? ».

En 2008, usted decide volver a vivir a su país. El exilio no deseado habrá sido muy doloroso, y muy seguramente usted jamás olvidará esa visa que llegó demasiado tarde para volver a ver a su padre antes de su muerte. Pero la vida reserva también bellas sorpresas. A pesar de desear tanto volver al Caribe, usted había rechazado la propuesta de Rachèle de regresar a su lugar de origen, en Martinica : « Vengo de la isla más grande de las Antillas, no me verás instalarme sobre tu piedrecita, no ? ». Y es así como usted está de vuelta a casa, junto con su esposa, y sus dos hijos franceses. Puedo adivinar la emoción de este reencuentro.

Apenas unos días después de su regreso, los huracanes Gustavo y luego Ike, que contaron entre los más violentos de la historia de las Antillas, devastan la región donde nació. Nace de esta tragedia la oportunidad de un nuevo Raúl Paz. Qué hacer ? La idea surge de proponer a la UNICEF, quien lo acepta con entusiasmo, de mobilizar a los artistas franceses con el fin de recolectar fondos destinados a la reconstrucción de las escuelas del Occidente cubano.

Comienza la aventura de estos grandes conciertos, con muchos de los grandes nombres de la escena francesa reunidos por Raúl (Yannick Noah, Agnès Jaoui , Florent Pagny) primero en Francia en el 2008 y luego en Cuba, en 2009. Se comenzó por Pinar del Río – usted nunca olvidará este momento mágico cuando los artistas franceses se encontraron con los alumnos de su escuela, aquella misma donde usted se había dirigido sin temor al comandante Raúl Castro, veinte años antes ; luego La Habana, en un Karl Marx repleto. Esta muy bella aventura ha hecho de usted un Embajador de buena voluntad de la UNICEF.

Señor Embajador y querido colega, el ministro de Asuntos Extranjeros ha querido, mediante esta condecoración, saludar su recorrido, su compromiso, y sobre todo el papel de puente entre nuestros dos pueblos, nuestras dos músicas, nuestras dos culturas a la vez tan diferentes y tan cercanas. Usted trabaja en este momento con técnicos franceses, en La Habana, sobre su próximo disco. Con Francia, donde vuelve varios meses por año, conserva lazos de amor que no contradicen para nada el profundo patriotismo cubano que le anima. Uno ama a su padre y a su madre ; ciudadano cubano, pero también ciudadano francés, ama profundamente a su madre patria y a su patria adoptiva, sirve la una como la otra con un entusiasmo al que voy ahora, muy formalmente y oficialmente, rendir el homenaje de la República francesa…."

El Embajador Jean Mendelson se dirige hacia el público de los amigos de Raúl Paz
El Embajador Jean Mendelson le da el abrazo al nuevo Caballero. La esposa del Embajador, la esposa del artista, Raquèle y sus hijos observan.
El cantante agradece su público interpretando algunas canciones.

Discurso de Raúl Paz :

"Desde la única y estrecha ventana de una escueta habitación parisina miraba yo los techos húmedos de una ciudad distinta, concreta, íntima e irremediablemente difícil.

Era diciembre y un aire frío y seco me envolvía el rostro con un sabor a vida que nunca olvidaré.

En medio de un gris inhóspito un rayo de sol logró penetrar una inmensidad de nubes y se posó efímero sobre la plaza a la entrada de la estación Passy. Las francesas en tacones bajaban concurridas escaleras a una velocidad inimaginable y los señores miraban delante, siempre adelante.

A pesar del constante ajetreo y el ir y venir de tanta gente el silencio de palabras me pareció increíble y la ausencia de grandes gestos y sonrisas agravaron en mí esa engorrosa sensación de angustia que aprieta el pecho a cada encuentro con la vida.

Fue mi primer despertar en París hace 20 anos y el frío seco me entró por los ojos y los huesos provocando una confusa y misteriosa lágrima.
Rápidamente me contuve y me dije en voz alta…. Raúl este que no es el momento de mirar atrás.

La felicidad la construye uno mismo.

Sin pensarlo me agarré, como un niño a un sueño, de aquel ligero rayo de sol y descubrí feliz en él, un tono dorado y risueño que me llevó de a poco por senderos pequeños de un amanecer conocido entre hojas de tabaco repletas de rocío y me quedé tranquilo convencido de que nada malo podría pasar.

Entonces entendí claramente que en fin de cuentas estamos todos en este mismo planeta donde el sol siempre alegra y que son los colores y los matices quienes cambian y nos cambian.

Solo faltaban allí como casi siempre los puentes , los puentes que unen espacios y personas y sueños que nos permiten olvidar esa rara sensación de lejanía espiritual que nos divide tanto en este pequeño planeta cuando nos creemos diferentes.

Mis años en Francia fueron sin dudas tiempos de escucha de mi propia identidad.

Encontrarme a mí mismo, verificar, entender y gozar mi propio yo.

Saber al fin de donde venía se volvió mi principal obsesión y mi privilegio.

Sin darme cuenta, solo así, fui entrando en los meandros de una vida nueva a la francesa y seguí buscando el sol escondido entre las nubes.
Yo Cubano, muy cubano, entonces fui abriendo los brazos y mis ojos a esa tierra que me acogió, me dio espacio y me respetó. Sin darme cuenta ese lugar al que llegué un día para enriquecer mi vida comenzó de a poco a ser también mi país, mi espacio, mi reflejo y mi universo.

Cuba en el centro, en el puro centro y la France a mi alrededor como un abrazo, como un amigo que me enseñó también a ser yo en mi viaje por el mundo.

Quisiera expresar simplemente, lo inmensamente honrado y feliz que me siento hoy, también diciembre y 20 años después, de recibir de manos de su Excelencia el Señor Embajador Jean Mendelson en nombre del Estado Francés esta honorable distinción pues yo sé, desde aquel primer despertar en París, que andamos todos, cubanos y franceses, por senderos y caminos cercanos que solo necesitan puentes y puertas abiertas.

Gracias al Estado Francés
Gracias al Señor Ministro de Asuntos Exteriores Laurent Fabius
Gracias al Excelentísimo Señor Embajador Jean Mendelson
Gracias a todos los presentes."

Dernière modification : 21/10/2015

Haut de page