El Presidente François Hollande inauguró nueva sede de la Alianza Francesa

Lea el discurso pronunciado por el Presidente François Hollande durante su visita a Cuba en el marco de la inauguración de la nueva sede de la Alianza Francesa en la Habana,

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
EN LA ALIANZA FRANCESA

Cuba – Lunes, 11 de mayo de 2015

Señor Vice-presidente
Señoras y señores viceministros
Señor Historiador de la Ciudad de La Habana,

Me expreso en francés, estoy en la Alianza Francesa, pero entendí el español y si no comprendiera todas las palabras, capto el ritmo y la fuerza, la suya, su inmensa cultura, su amor por Francia, su admiración por Napoleón Bonaparte, del cual usted es uno de los mayores conocedores. Usted esbozó la parte de la gloria y sabe que hay también otra parte, pero aquí usted solo quiso centrarse en el Napoleón emancipador.
Estoy feliz y orgulloso de estar aquí, en un lugar magnífico, cargado de historia, usted lo recordó, pero que es igualmente una gran institución cultural, Señor Presidente de la Fundación de la Alianza Francesa, Señor Presidente de la Alianza Francesa de Cuba.
Aquí, en La Habana, la cultura es la lengua francesa que brilla, que difunde, que inspira. Sin embargo el lugar en sí mismo, en esta espléndida avenida Paseo del Prado cuyo diseño fue concebido por el arquitecto Jean-Claude Forestier en los años 20, da un carácter de templo a esta cultura, de templo laico. Se trata de un edificio magnífico, con majestuosos volúmenes, un patio estrecho, a la sombra pero al mismo tiempo luminoso, los techos están esplendorosamente decorados y los vitrales han sido cuidadosamente restaurados. Puedo decir que se trata de la más bella alianza del mundo. Tomaré el riesgo para los próximos viajes que efectuaré.
Me alegro por los jóvenes, aquí en La Habana, ya que podrán aprender francés, descubrir la cultura, participar en la Francofonía, y tengo a bien felicitar en especial al Historiador de la Ciudad de La Habana, el Señor Eusebio Leal Spengler ya que fue él quien permitió que este lugar pueda ser rehabilitado, renovado, reinspirado y es un magnífico trabajo de restauración.
Me remito a lo que hace la Alianza Francesa aquí, en La Habana: 12 000 estudiantes de francés. Con respecto a la población, es la cifra más elevada del mundo, la más bella Alianza Francesa, la más fructífera y radiante. Agradezco a las autoridades cubanas ya que es gracias a ellas que la Alianza Francesa está instalada aquí. Gracias a una figura del siglo 20 cuya memoria está aquí presente. Pienso en el Che Guevara en este momento, ya que fue él quien insistió en que la Alianza Francesa se mantuviera en La Habana. Es él quien, en las semanas que siguieron a la revolución, en enero de 1959, firmó el acto que permitía poner a su disposición este lugar para la enseñanza del francés. Esta es probablemente la razón que explica que el Che Guevara sea tan popular en Francia.
No olviden que el Che Guevara había sido él mismo en Argentina, alumno de la Alianza Francesa de Rosario y quería que el francés con la cultura, las ideas, con la Marsellesa pudiera estar presente aquí en La Habana, en el momento mismo en el que la Revolución se instalaba, como para encontrar una continuidad.
Él era también, con todas aquellas y aquellos que compartieron su lucha, un enamorado de la lengua francesa, como Senghor quien definió a la Francofonía como un humanismo integral que se teje alrededor de la Tierra, puesto que la lengua francesa no es simplemente un lenguaje, es un conjunto de valores, de principios, una cultura, una forma de ser, un modo de vida. Es incluso un arte, que no queremos acaparar para nosotros mismos, que queremos compartir. La lengua francesa no es una lengua de dominación, es una lengua de intercambios, una lengua que considera que todos los pueblos son iguales entre sí.
Gracias a su acción, Señor Presidente Eduardo Torres Cuevas, La Habana, Cuba, juega un rol de primer plano para la enseñanza de la lengua francesa. Por lo tanto, he decidido con motivo de esta visita histórica –por ser la primera- proponer una asociación entre Francia y Cuba y también entre todas las instituciones francófonas para que podamos contribuir a la formación continua de 1000 profesores de francés en dos años.
Un esfuerzo particular será hecho con respecto al joven público. Al igual que ustedes, pude escuchar a los niños del coro cantar la Marsellesa sin ningún acento. Esto no quiere decir que el acento español nos hubiera perturbado, pero ellos quisieron sobre todo traducir la pureza del mensaje de la Marsellesa esforzándose para que pudiera ser cantada en un francés perfecto. Pues bien, hay un proyecto que se llama “Cantemos y Juguemos en Francés” y que permite acompañar a 2500 niños y nosotros apoyaremos aún más esta iniciativa.
Nuestros lazos son históricos, los he recordado. Voy a citar a dos grandes poetas que llevan exactamente el mismo apellido, lo cual es normal ya que eran primos. José María Heredia, militante de la independencia, muerto en el exilio y su primo miembro de la Academia Francesa quien encarnara la corriente parnasiana en la poesía francesa, he aquí lo que puede simbolizar la unión entre nuestros dos países.
Pienso también en un gran autor cubano, Alejo Carpentier, de quien hablé en mi intervención en la universidad. Un gran escritor que hablaba siempre en francés pero que escribía en español y que pasó numerosos años en Francia como embajador. Él quiso también que la escuela francesa de La Habana pudiera llevar su nombre, lo cual es hoy el caso de la escuela francesa Alejo Carpentier.
Podría continuar, evocar al pintor Wifredo Lam, recibido en París por Picasso en 1938 y luego también el lazo que tenía Aimé Cesaire y que unía a las colectividades francesas de las Antillas con Cuba, hoy reunidas en el espacio francófono.
Termino puesto que la lengua es también la cultura y las nuevas tecnologías puestas a disposición de la Francofonía, del arte, del intercambio cultural. En el 2012, el Instituto Nacional del Audiovisual francés restauró y digitalizó 1400 números de Noticieros, el noticiero televisivo del Instituto Cubano de Artes e Industrias Cinematográficas. Hoy, el Centro Nacional de Cine y su equivalente en Cuba se pusieron de acuerdo para desarrollar el conjunto de proyectos cinematográficos. Existe un festival de cine que tiene un gran éxito y de cierta forma puede ser comparado con el Festival de Cannes. Debemos estrechar esta relación en los próximos años.
Es la razón por la cual decidí la organización en el 2016 de un mes de la cultura francesa en Cuba en torno al cine, con todos los artistas. Esta gran cita tendrá lugar entonces y la Alianza Francesa jugará plenamente su papel así como los servicios de nuestra embajada. Pero más allá de esto, queremos hacer de ese mes de la cultura, no simplemente un mes de cultura francesa sino un mes en el que Francia y Cuba puedan intercambiar, compartir.
Gracias a la Alianza Francesa por jugar plenamente su papel, gracias por haber creado un lugar, un lugar que por siempre y para todos los cubanos como también para todos los franceses será un lugar de amistad.
Viva Cuba, viva Francia, viva la amistad entre Francia y Cuba.

Dernière modification : 11/08/2015

Haut de page